23
Mié, Oct

El verdadero problema

Las escuelas de Agua Dulce favorecen a las cooperativas escolares, negando el apoyo a los comedores administrados por padres de familia.

Agua Dulce
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

AGUA DULCE, VER. ALFREDO SANTIAGO H.- Las cooperativas se han convertido en obstáculos para los comedores escolares
El DIF municipal entrega periódicamente desayunos a las escuelas con población más vulnerable, sin embargo, el recurso no es suficiente para dar una cobertura permanente, siendo una alternativa la instalación de cocinas escolares operadas por las madres de familia, aunque no existe el apoyo de los directivos de las escuelas pues favorecen el funcionamiento de las cooperativas.

Para que un comedor escolar funcione, debe existir un espacio proporcionado por la escuela para su instalación, este es el primer obstáculo y principal argumento de los directores para evitar su funcionamiento.

Los comedores escolares reciben despensas por parte del DIF municipal, además pueden ofrecer los desayunos con un costo de recuperación de menos de 10 pesos, recurso que servirá para continuar brindando alimentos a los estudiantes, además de subsidiar a quienes no pueden cubrir el pago total.

La ventaja de los comedores escolares es que la preparación es totalmente casera, por las propias madres de familia que se turnan para apoyar en las tareas de cocina, garantizando que los alimentos son nutritivos e higiénicos.

El año pasado se documentó el caso de la escuela primaria de la congregación de Tonalá, donde las madres operaban de forma exitosa el comedor, proporcionando alimentos todos los días a todos los alumnos, pero la dirección les quitó el espacio que tenían.

Así ocurrió en la escuela Josefa Ortiz de Domínguez de la colonia Kilómetro Dos, caso documentado por este medio informativo, donde incluso el plantel amplió la barda para obligar a los estudiantes a comprar adentro, aunque no contaban con que los padres se organizarían con vendedores externos para llevar sus propios desayunos preparados antes de entrar a clases.