19
Jue, Sep

Opera bomba de huachicol en API

Coatzacoalcos
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

COATZACOALCOS, VER.- Fue denunciada desde el 7 de septiembre de 2018, en la anterior administración, y ratificada en diciembre, pero sigue funcionando
Protegido por funcionarios de la Coordinación de Puertos, Adrián Lara Martínez ha sido señalado de autorizar venta ilegal de combustible
Benito Argüelles ratificó ayer la denuncia contra el gerente de comercialización ante el Órgano Interno de Control de la API Coatzacoalcos

Ayer martes Benito Argüelles Calzada, exdirector de Administración y Finanzas de la Administración Portuaria Integral (API) de Coatzacoalcos, presentó una denuncia ante el Órgano Interno de Control de esta empresa en contra del gerente de Comercialización, Adrián Lara Márquez, por autorizar de manera indebida la instalación y operación de una estación de servicio de gasolina diesel dentro de la terminal portuaria, que vende el combustible a pipas y vehículos que ingresan al recinto.

En esa denuncia sostiene que esa bomba de gasolina no está regulada por ninguna autoridad de Protección Civil, Petróleos Mexicanos o Secretaría de Energía, lo que pone en riesgo la seguridad del puerto de Coatzacoalcos, además de ser constitutivo de un posible delito.

Es decir, dentro de las instalaciones de API Coatzacoalcos se estaría vendiendo huachicol.

De acuerdo con el contenido de la denuncia, en una auditoría interna cruzada a las superficies de las cesiones y concesiones de la API Coatzacoalcos efectuada los días 5, 6 y 7 de septiembre de 2018, se detectó una bomba de venta de diesel irregular no autorizada ubicada en el bulevar Quetzalcóatl, dentro de la Administración Portuaria Integral de Coatzacoalcos.

La bomba de combustible no contaba con permiso de instalación, ni de venta de combustible, su instalación no fue regulada por Petróleos Mexicanos, la Secretaría de Energía, ni por ninguna autoridad de Protección Civil, ni tampoco pagaba contraprestación alguna a la API por su operación, además de representar un peligro por no contar con los estándares y certificaciones de seguridad para su operación.

La bomba está ubicada en un área cesionada que sólo cuenta con permisos para almacenamiento de combustible, mas nunca para su venta y despacho.

 

ADRIÁN LARA MÁRQUEZ TRATÓ DE ENCUBRIR EL ILÍCITO

Cuando la observación fue asentada en el reporte de auditoría, el gerente comercial responsable de las superficies cesionadas del puerto, Adrián Lara Márquez, instruyó a la auditora encargada de las evaluaciones, Yolanda García López, borrar la observación de la bomba de combustible irregular del reporte de auditoría, a lo que la auditora se negó.

Posteriormente, intentó borrar la observación con el director de Administración y Finanzas, Benito Argüelles Calzada, quien también se negó a ello, y por último intentó borrar el reporte del ilícito ante el entonces director de la API, Marcos Theurel Cotero, quien también se negó a incurrir en este ilícito, instruyendo asentar el ilícito en el reporte de auditoría enviado a la Coordinación de Puertos en la Ciudad de México.

 

VINCULOS HASTA LA COORDINACIÓN DE PUERTOS

A partir de este suceso, Adrián Lara Márquez comenzó una serie de viajes a la Ciudad de México a la Coordinación de Puertos y Marina Mercante y comenzaron los problemas para el entonces director de API Coatzacoalcos, Marcos Theurel Cotero, hasta que el día 30 de octubre del 2019 fue removido de la Dirección de la API Coatzacoalcos, junto con Benito Argüelles Calzada y con la auditora encargada de las evaluaciones, Yolanda García López.

El responsable de autorizar la bomba de huachicol fue nombrado una vez más director interino de la API Coatzacoalcos y la bomba de presunto “huachicol” sigue operando al interior del puerto.

 

AMENAZAS DE MUERTE AL DIRECTOR

Una vez que se señaló la existencia de esta bomba de combustible irregular, el entonces director del puerto, Marcos Theurel Cotero, recibió amenazas de muerte telefónicas y detectó que era seguido por personas a bordo de camionetas negras aparentemente blindadas en el trayecto de su casa al puerto.

Por esta razón pidió apoyo al comandante de la Tercera Zona Naval, vicealmirante Sergio Antonio Islas Sánchez, quien brindó protección al funcionario con elementos de Marina.

 

EL REFRENDO DE LA DENUNCIA SE HIZO EN DICIEMBRE DEL 2018 CON LA NUEVA ADMINISTRACIÓN

Habiendo sido cesada por cumplir su deber y con la llegada de los nuevos funcionarios de puertos federales, la encargada de las evaluaciones, Yolanda García López, interpuso una denuncia por estos ilícitos y por su destitución injustificada ante el Órgano de Control Interno de la Coordinación de Puertos y Marina Mercante en el mes de diciembre del 2018, misma que a la fecha no ha tenido efecto alguno.

Muchos de los antiguos funcionarios de gobierno que encubrieron y respaldaron estos hechos y a Adrián Lara Márquez, siguen en funciones.

 

COMPLICIDAD CON LOS ENCARGADOS DE SEGURIDAD DEL PUERTO

De acuerdo con investigaciones, Pemex no puede surtir combustible a bombas irregulares, no autorizadas, mucho menos dentro de una instalación federal de Seguridad Nacional, como es una terminal portuaria.

Por esta razón se presume que se trate de combustible ilícito, situación por la que fue necesaria la participación de los encargados de la seguridad del puerto y los encargados de los accesos para el ingreso del mismo.

 

ROBOS Y OTROS ILÍCITOS FUERON TAMBÍEN DENUNCIADOS Y SOLAPADOS

De acuerdo con las investigaciones y como antecedente de estas irregularidades en la terminal portuaria, el 8 de octubre de 2018 se registró un robo de 8 millones de pesos de azúcar de la bodega 4 del Recinto Portuario de Pajaritos, mismo que fue denunciado ante la Fiscalía del Estado por Cinthia Guadalupe Mendoza Loera, representante de la empresa Industrial Azucarera San Cristóbal S.A. de C.V., quien también fue amenazada de muerte, tuvo que salir de la ciudad por su seguridad.

Por la cantidad y volumen tan grande de azúcar, que fue extraído en decenas de camiones, es presumible que el personal de seguridad a cargo fue evidentemente cómplice del robo, razón por lo que la empresa de seguridad encargada fue sustituida mediante la licitación pública nacional mixta número LA-009J3F002-E35-2018, que fue adjudicada al primer lugar de la licitación, procediéndose la sustitución de todo el personal de vigilancia y a los encargados de portadas, reforzando la seguridad del puerto.

Sin embargo, estos presuntos ilícitos están impunes, pues la Coordinación de Puertos y Marina Mercante dio total respaldo a Adrián Lara, destituyendo a los denunciantes y nombrándolo director del puerto.

Además, el personal de vigilancia y encargados de portadas señalados regresaron a laborar al puerto y la bomba de combustible sigue operando al interior del la API.

Hoy ante la llegada del un nuevo director de la API Coatzacoalcos, Antonio Luna Rosales y los demás funcionarios de la anterior administración federal permanecen en sus puestos, con excepción de quienes denunciaron y señalaron la corrupción y los ilícitos al interior del puerto.